Destino Ubuconla 2014 - #7 Tayrona

Tras levantarnos nos tuvimos que apurar en recoger la habitación, porque optimistas, nos vimos bien del estómago y decidimos sobre la marcha visitar Tayrona. Reservamos el transporte a las 7 y nos recogieron en 15' en la misma puerta del hotel.

Realmente se hacen largas las 4 horas de furgoneta, pasando por pueblos pequeños en los que se ve otra Colombia alejada del turismo.

Una vez en Santa Marta nos subimos a un bus bastante cutre que en 1 hora te deja en Zeino, entrada del parque, donde comimos y conocimos a Alberto y María Gala, una pareja madrileña muy maja.
Aguantamos las 5 horas de viaje y ¿qué mejor que comer para celebrarlo? :P

Tras pagar la entrada tocó lo más duro del viaje, cargar con todo el peso de la mochilona y mochilina durante 1 hora y media, bajando y subiendo por escaleras de madera que evitan que se erosione el parque.
Se nos hizo eterno, estábamos colorados como un tomate del esfuerzo físico. Alberto y Gala echaron una mano llevando la mochila pequeña de Lu.
La ruta con la mochila se hizo eterna

Al llegar al primer camping yo estaba interesado en una cabaña, pero eran de 6 personas y muy caras para una sola pareja.

Al final acabamos en el mismo camping que Alberto y Gala. Alquilamos una tienda ya montada, pero al meter las mochilas olía a insecticida que tiraba p'atrás y como prefiero que me coman los mosquitos a morrer por insecticida, montamos nuestra propia tienda, que es muy pequeña y no tiene doble techo... y encima pero comenzaba a tronar y llover :S (se cala si llueve).
Poco más podíamos hacer al estar anocheciendo que cenar en el prestoso comedor/bar del camping junto a Alberto y Gala, hasta que a las 23:00 apagaron el generador de gasolina.




Afortunadamente amainó el temporal y no llovió de noche.
Hoy toca conocer Tayrona. Fuimos directos a la playa conocida como Piscina, con poca marea, aún así, demasiada para estar rodeada de un arrecife natural. Buceando no veíamos mucho, porque tiene la arena muy revuelta.


Llegaron Alberto y Gala y juntos fuimos hasta la cala de Cabo San Juan. Esta estuvo mucho mejor, con más marea, pero el agua más transparente, viendo con las gafas de buceo unos cuantos peces donde había rocas. Comimos unas latas de atún con pan de molde y tras el frugal almuerzo quedamos solos, porque la pareja madrileña tuvo que marchar para llegar a Cartagena hoy.

Quedamos el resto de la tarde tomando el sol y bañándonos. También intenté romper un coco tal Tom Hanks en Naufrago...
A lo Tom Hanks = Mismo resultado

Pero uf... ¡Que chungo! Acabé rompiéndolo y perdiendo todo el líquido... Mejor me pido un jugo de coco en el próximo restaurante :P

Al caer el sol ya nos habíamos acercado a nuestro camping, donde conocimos a Guillermo y Adriana, una pareja catalana muy maja, con quienes cenamos y charlamos sobre viajes. El trabaja para Everis y le gustaba Ubuntu, así que conversación garantizada :)

¿Qué decir de Tayrona? Otro paraíso más y es que Colombia parece aglutinarlos :)
Tayrona es único

Sus playas rodeadas de palmeras y coronadas de montes son clavadas a la isla de la serie de TV Lost.
Lost?

La actividad consiste ir de cala en cala, descubriendo una playa cada vez más guapa y paradisíaca.
Eso sí, el mar esta muy picado, con olas que rompen con toda su fuerza. Muchas de las playas no son aptas para bañarse, pero unas pocas sí y el paisaje de roca, playa y selva es espectacular.

Continúa leyendo más de este viaje.

No comments:

Post a Comment